Teléfono de contacto Dr. Rafael Benavides Yanguas 91 559 06 49 / whatsapp-logo-Dr-Benavides.png655 923 707

PRUEBAS PREOPERATORIAS GRATUITAS

Jueves, 22 Marzo 2018 12:08

Retinopatía diabética, lo que debes saber.

Escrito por Administrador
Valora este artículo
(0 votos)

Retinopatia Diabetica - Dr. Rafael Benavides Yanguas - Cirugía miopía en Madrid -  Cirugía astigmatismo en Madrid - Cirugía presbicia en Madrid - Cirugía cataratas en Madrid

Retinopatía diabética, hasta un 45% de quienes padecen diabetes corren el riesgo de esta enfermedad que causa ceguera.

 

La retinopatía diabética, la enfermedad ocular diabética más común, ocurre cuando hay cambios en los vasos sanguíneos en la retina. A veces, estos vasos pueden hincharse y dejar escapar fluidos, o inclusive taparse completamente. En otros casos, nuevos vasos sanguíneos anormales crecen en la superficie de la retina.

Para tener una buena visión, es necesario contar con una retina saludable, es decir, tener un tejido sensible a la luz. Generalmente la retinopatía diabética suele afectar ambos ojos.

De acuerdo al Instituto Nacional del Ojo (NEI por sus siglas en ingles), que forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud, una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, la retinopatía diabética surge cuando la diabetes daña a los pequeños vasos sanguíneos de la retina.

Existen cuatro tipos del padecimiento. Retinopatía no proliferativa ligera, no proliferativa moderada, no proliferativa severa y proliferativa.

El Instituto Nacional del Ojo señala que todas las personas con diabetes tipos uno y dos están expuestas a sufrir retinopatía diabética. Por lo que los pacientes deben realizarse un examen de la vista con dilatación de las pupilas al menos una vez por año.

Entre el 40 y 45 por ciento de la población norteamericana que es diagnosticada con diabetes tienen algún problema de retinopatía diabética. Y dependiendo en qué etapa se encuentre debe someterse A un tratamiento adecuado para evitar el progreso de la enfermedad.

Igualmente, se recomienda que las embarazadas con diabetes se realicen el examen completo de la vista con dilatación de las pupilas lo antes posible.

No es necesario esperar a padecer los síntomas de la retinopatía. Lo mejor es que se haga los estudios correspondientes debido a que este padecimiento no presenta alguna señal de advertencia temprana.

Sin embargo, de ocurrir una hemorragia deberá acudir con un oculista lo más pronto posible. Esta se presenta con manchas de sangre que “flota” en la visión. Las hemorragias suelen ocurrir más de una vez sobre todo cuando se duerme.

Para prevenir el progreso de la retinopatía diabética los pacientes deben controlar sus niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial y el colesterol.

La retinopatía se atiende con cirugía láser y El tratamiento se le denomina fotocoagulación retiniana, que ayuda a reducir los vasos sanguíneos anormales.

Como parte de las investigaciones que se realizan para tratar este tipo de retinopatía, los especialistas estudian medicamentos que puedan detener las señales que la retina envía al cuerpo para hacer crecer nuevos vasos sanguíneos. Con ello se podría controlar la enfermedad y reducir la necesidad de cirugía láser.

Recuerde que las personas con retinopatía diabética pueden reducir el riesgo de la ceguera con un tratamiento oportuno y un seguimiento adecuado a su caso.

Fuente: El Latino

 

Visto 231 veces Modificado por última vez en Miércoles, 28 Marzo 2018 12:50

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • ¿Qué es la degeneración macular asociada a la edad? (DMAE) ¿Qué es la degeneración macular asociada a la edad? (DMAE)

    Degeneración Macular -Dr. Rafael Benavides Yanguas - Cirugía miopía Madrid - Cirugía astigmatismo Madrid - Cirugía cataratas Madrid - Cirugía estrabismo Madrid - Cirugía Láser MadridLa degeneración macular asociada con la edad (DMAE) es una de las causas más comunes de pérdida grave e irreversible de la visión en los países desarrollados.

     

    Es una dolencia ocular que ocasiona una progresiva pérdida, incluso total, de la visión central. Se produce al dañarse la mácula, zona de la retina central gracias a la cual discriminamos con más detalle lo que vemos o hacia donde dirigimos la mirada, nos permite la lectura, reconocer caras, colores, y llevar a cabo acciones como conducir. Es por ello que puede afectar gravemente la calidad de vida del paciente y su capacidad para realizar actividades cotidianas.

    La DMAE representa la causa de baja visión y ceguera legal (ver menos del 10% de lo normal) en mayores de 60 años más frecuente en los países desarrollados, de manera que en España más del 2% de los mayores de 50 la sufren y hasta el 20% de los que superan los 75 años.

    El ojo, al igual que el resto del organismo, también envejece y dado que más del 20 % de la población supera los 65 años, se constata un aumento espectacular de la patología ocular asociada a la edad. De ahí que los especialistas insistan en la necesidad de someterse periódicamente a revisiones oftalmológicas a partir de los 40 años, sobre todo si existen antecedentes en la familia.

    La degeneración macular afecta principalmente a la visión central, generando "puntos ciegos" directamente al frente.

    Líneas rectas que se ondulan

    Una cuadrícula de Amsler consiste en líneas rectas, con un punto de referencia en el centro. Alguien con degeneración macular puede ver las líneas curvas o borrosas, y algunas áreas oscuras en el centro.

    Acudir al especialista ha de ser una prioridad inaplazable cuando se tienen los primeros síntomas. Al afectar a la visión central, con la degeneración macular lo primero que se nota es la distorsión de las imágenes, de manera que las líneas rectas se ven onduladas.

    En fases más avanzadas se ve una mancha más o menos densa en el centro del campo de visión (escotoma) justo hacia donde dirigimos la mirada, de modo que “el paciente mira pero no ve”, explica los especialistas.  El paciente puede auto explorarse mediante una cuadrícula impresa (rejilla de Amsler) o bien fijándose en líneas que deberían ser rectas, como las de un suelo de baldosas, o las de los marcos de puertas y ventanas.

     La persona afectada se ve incapacitada para tareas tan cotidianas como leer, escribir o conducir, con la consiguiente reducción en la calidad de vida «y las consecuencias psicológicas y sociales que esta pérdida puede conllevar», destaca el especialista.

    El 70 % de los pacientes tratados con los nuevos fármacos conservan la vista

     Al margen de la predisposición genética y la edad, existen otros factores de riesgo para la DMAE, como son una dieta pobre en frutas y verduras y con exceso de grasas saturadas, o la insuficiente ingesta de vitaminas C y E y de minerales como el zinc.

    El tabaquismo, la hipertensión arterial, la obesidad, el exceso de exposición al sol o tener los ojos claros también favorecen el desarrollo de la patología, pudiendo presentarse de:

    Forma seca o atrófica en la que se produce una pérdida paulatina, lenta y gradual de la capacidad de distinguir detalles.

    Forma húmeda o exudativa, que cuando evoluciona lo hace de manera aguda y rápida, en la que, debido a la existencia de unos vasos anómalos debajo de la mácula, se filtra sangre y líquido originando la pérdida neuronal y la disminución de la visión central.

    Hay que aprender a reconocer los síntomas de afectación aguda como la distorsión o la visión de una mancha fija, éstas son las claves de prevención.

    Además, si existen fuertes antecedentes familiares o incluso ya se tiene dañado uno de los ojos, se pueden tomar antioxidantes específicos para la mácula.

    Hoy en día es posible frenar la evolución de ciertos tipos de DMAE húmeda mediante los nuevos fármacos que han venido a revolucionar las posibilidades de tratamiento, hasta hace unos años limitados al láser.

    La degeneración macular húmeda se divide en dos categorías:

    Oculta. El crecimiento de nuevos vasos sanguíneos debajo de la retina y las pérdidas de líquido son menos evidentes en la forma oculta de la CNV de la degeneración macular húmeda, que suele provocar pérdidas de visión de menor gravedad.

    Clásica. Cuando el crecimiento de vasos sanguíneos y la cicatrización se observan por debajo de la retina con unos bordes muy pronunciados, este tipo de DMAE húmeda se conoce como CNV clásica, y generalmente produce una pérdida de visión de mayor gravedad.

    ¿Quién sufre de degeneración macular asociada a la edad?

    Los factores de riesgo mayormente nombrados de degeneración macular incluyen:

    El envejecimiento. Entre los mayores de 60 años, una pérdida significativa de visión acompaña las formas avanzadas de DMAE en menos del 1 % de los casos, mientras que se da en el 15 % en los mayores de 90, de acuerdo con el diario de la Asociación Médica de Canadá (febrero 2004).

    Obesidad y sedentarismo. Los pacientes con degeneración macular con sobrepeso tienen más del doble del riesgo de desarrollar formas avanzadas de degeneración macular, en comparación con personas de masa corporal normal, según un estudio presentado en Archivos de Oftalmología (junio 2003). En el mismo estudio, se observó que quienes realizaban actividad física de intensidad moderada al menos tres veces a la semana, reducían el riesgo de desarrollar formas avanzadas de DMAE, en comparación con pacientes sedentarios.

    Herencia. Como se mencionó, estudios recientes han hallado una variedad de genes específicos que se expresan en la mayoría de las personas que cursan una degeneración macular. Estudios en mellizos y gemelos idénticos podrían demostrar el factor hereditario del desarrollo de DMAE y el nivel de severidad alcanzado.

    Presión arterial elevada (hipertensión). Oftalmología investigadora y Ciencia de la Visión han reportado resultados de un estudio europeo demostrando la posible asociación entre la alta presión arterial y el desarrollo de degeneración macular (setiembre de 2003).

    Tabaquismo. Es un factor de riesgo importante en el desarrollo de DMAE; se halló en un estudio británico una asociación directa con al menos 25 % de casos de DMAE que evolucionaron en una pérdida grave de visión. El Diario Británico de Oftalmología a principios de 2006, también reportó hallazgos en estudios demostrando que quienes vivían con un fumador enfrentaban un aumento del riesgo de desarrollo de DMAE al doble.

    Ojos claros. Durante mucho tiempo se asoció la degeneración macular a una mayor frecuencia de desarrollo en caucásicos, especialmente en aquellos con tonos de piel y de ojos claros, por esto varios investigadores atribuyeron al pigmento de los ojos más oscuros un rol de factor protector contra el desarrollo de la enfermedad tras la exposición a la luz solar. Sin embargo no se ha hallado evidencia suficiente para asociar la exposición a la luz solar excesiva con el desarrollo de DMAE.
     
    Un estudio pequeño publicado en El Diario Británico de Oftalmología (enero de 2006) no logró hallar conexión alguna entre esta condición del ojo y la exposición a la luz solar. De hecho, el mismo estudio tampoco logró hallar relación alguna entre el color claro de ojos y pelo, y el desarrollo de DMAE. Estos hallazgos son contradictorios a los de varios estudios realizados antes, que indican que personas con piel y ojos de color claro están asociadas a una mayor prevalencia de DMAE.

    Efectos secundarios de drogas. Algunos casos de degeneración macular pueden ser inducidos a partir de drogas tóxicas como Aralen (cloroquina, una droga anti-malaria) o fenotiazine.

    El fenotiazine es un tipo de droga antipsicótica, que se halla en drogas con nombres comerciales como torazina (corpromazina, que también es utilizada para el tratamiento de náuseas, vómitos e hipo persistente), mellaril (tioridazina), prolixina (flufenazina), trilafon (perfenazina) y stelazina (trifluoperazina).

    La Academia Americana de Oftalmología anuncia que los hallazgos con respecto a factores de riesgo para el desarrollo de DMAE han sido contradictorios, dependiendo del estudio. Los únicos factores de riesgo de los que no hay duda son el envejecimiento y el tabaquismo.

  • Un implante de retina frena la ceguera causada por la degeneración macular. Un implante de retina frena la ceguera causada por la degeneración macular.

    Implante retina frena ceguera por degeneración macular, Dr. Rafael Benavides Yanguas, cirugía miopía Madrid, cirugía hipermetropía Madrid, cirugía astigmatismo Madrid, cirugía presbicia Madrid, cirugía cataratas Madrid,Investigadores estadounidenses crean un dispositivo con células madre embrionarias humanas para frenar la pérdida de visión. El tejido artificial, probado con cuatro personas que sufrían la enfermedad en fase avanzada, detuvo la pérdida de visión. Uno de los pacientes logró leer 17 letras más que antes de la cirugía.

     

    Un nuevo implante de retina, desarrollado por investigadores de la Universidad del Sur de California, ha demostrado su eficacia en un estudio experimental con personas que sufrían pérdida de visión por la degeneración macular asociada a la edad. Actualmente no existe ningún tratamiento para las fases avanzadas de esta enfermedad que ocasiona una ceguera progresiva. Los resultados del estudio se han publicado en la revista Science Translational Medicine.

    Amir Kashani, investigador experto en enfermedades de retina de la universidad estadounidense y autor principal del trabajo, "el implante está compuesto por células del epitelio pigmentario de la retina (EPR), derivadas de células madre embrionarias humanas, dispuestas como una capa de células individuales sobre un sustrato sintético".

    Las células EPR -agrega- "son las que detectan la luz y están gravemente dañadas en las personas que padecen degeneración macular avanzada. Al reemplazar quirúrgicamente esa zona con el implante, creemos que será posible prevenir una mayor pérdida de visión o incluso restaurarla en algún grado".

    El dispositivo, que ya había sido ensayado en ratones, se ha probado con cuatro personas que tenían la enfermedad en etapa avanzada. Se insertó en los ojos de los pacientes mediante una operación quirúrgica que duró varias horas. Después se monitorizó su visión durante periodos que fueron de cuatro meses a un año.

  • Toma conciencia sobre las enfermedades de la retina. Cuidemos nuestros ojos. Toma conciencia sobre las enfermedades de la retina. Cuidemos nuestros ojos.

    Renopatia Diabetica - Dr. Rafael Benavides Yanguas - Cirugia miopia Madrid - Cirugia miopía - Cirugia astigmatismo Madrid - Cirugia astigmatismo¿Por qué padecen tantas personas algún tipo de discapacidad visual?
    Es muy importante la sensibilización sobre el diagnóstico y el tratamiento precoz de las enfermedades de la retina, así conseguiremos evitar o reducir una ceguera inminente.

    La degeneración macular es la causa más frecuente de ceguera en pacientes con edad superior a 50 años y la retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en edad laboral.

    Es importante destacar que el 80% de todas las discapacidades visuales se pueden prevenir, tratar o curar.

    Si controlas la diabetes, evitarás la ceguera. La diabetes puede causarnos enfermedades oculares.

    La luz penetra dentro del ojo a través del cristalino, es ahí donde se desviara y se concentrará en la retina.

    A la parte de la retina donde el cristalino hace su enfoque se le llama mácula.

    La función de la retina es recoger la imagen y transferirla al nervio óptico, y este a su vez la mandara al cerebro, donde la imagen es procesada.

    Existe un material transparente que se encuentra entre el cristalino y la retina, se llama humor vítreo.

    Nuestros ojos están formados por más partes, sin embargo estos son los elementos que nos interesan para la explicación de las enfermedades oculares por diabetes.

    Además de las partes del ojo, existen músculos que lo rodean y que están adheridos a él.

    Con ellos nuestros ojos son capaces de hacer movimientos de un lado a otro, o hacia arriba y abajo. Todo esto sin la necesidad de mover la cabeza.

    Gracias a los músculos oculares se puede determinar el daño que ha causado la diabetes en el nervio óptico. A esta afectación se le llama neuropatía.

    Enfermedades oculares más comunes en personas con diabetes

    Glaucoma

    El glaucoma es una enfermedad del ojo que le roba la visión de manera gradual. Por lo general no presenta síntomas y puede resultar en la pérdida de la visión de manera repentina.

    Sin el tratamiento apropiado, el glaucoma puede llevar a la ceguera. La buena noticia es que con exámenes oftalmológicos periódicos, la detección temprana y el tratamiento puede preservarse la vista.

    Cataratas

    Las cataratas es otra de las enfermedades oculares no exclusivas de las personas con diabetes. Pero son más comunes entre individuos que son diabéticos. Las cataratas son formaciones en el ojo que van opacando y nublando la vista. Son muy comunes en personas de 80 años. En Estados Unidos más de la mitad de ellos tiene cataratas o se ha sometido a alguna cirugía para cataratas. Sin embargo las cataratas pueden aparecer, incluso en gente joven con diabetes, debido a los productos finales de glicosilación avanzada que se forman en el cristalino. Pero también puede ser causada por el incremento de sorbitol en el cristalino.

    Tanto las cataratas como el glaucoma pueden ser un evento natural en el proceso de envejecimiento. Muchas personas mayores de 60 años pueden tener ambos. Por lo demás, las dos enfermedades no están relacionadas.

    La catarata es una afección ocular en la que una nubosidad u opacidad en el cristalino, bloquea o modifica el ingreso de luz y afecta la calidad de la visión.

    El glaucoma representa un grupo de enfermedades oculares que gradualmente reduce la calidad visual sin advertencia y, frecuentemente, sin síntomas. La pérdida de la vision es resultado del daño del nervio óptico.

    Las cataratas y el glaucoma son afecciones graves que pueden provocar la pérdida de la visión. Sin embargo, la pérdida de la visión debido a cataratas puede revertirse mediante cirugía. La pérdida de la visión debido al glaucoma es, hasta ahora, irreversible.

    Retinopatía

    La retinopatía diabética, la enfermedad ocular diabética más común, ocurre cuando hay cambios en los vasos sanguíneos en la retina.

    A veces, estos vasos pueden hincharse y dejar escapar fluidos, o inclusive taparse completamente.

    En otros casos, nuevos vasos sanguíneos anormales crecen en la superficie de la retina.

    Si tienes diabetes es conveniente que te realices un examen anual de la vista con un oftalmólogo o en su defecto con un optometrista. Solo ellos, los especialistas pueden hacer un diagnóstico correcto de la retinopatía.

    Diabetes ocular

    La retinopatía diabética es una de las enfermedades oculares más común en las personas con diabetes.

    La diabetes ocular es un problema de primera magnitud en la atención oftalmológica de los países desarrollados. Es la primera causa de ceguera entre los 20 y  64 años de edad. Un 25% de los diabéticos tienen alguna forma de retinopatía, siendo en el 5% de ellos una forma grave.

    La retinopatía diabética normalmente afecta a ambos ojos. Sin embargo las personas afectadas no se percatan de tener este problema en los inicios de la enfermedad. Pero conforme la retinopatía diabética avanza puede causar la perdida de la vista que es difícil revertirla.

    Formas  de diabetes ocular:

    • Catarata
    • Retinopatía diabética
    • Glaucoma neovascular
    • Debilidad del epitelio corneal

     

     

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

  • Prosopagnosia o Ceguera Facial Prosopagnosia o Ceguera Facial

    Prosopagnosia  "Ceguera Facia", cirugia miopia, cirugia miopia madrid, cirugia miopia en madrid, cirugia astigmatismo, cirugia astigmatismo en madrid, cirugia astigmatismo madrid, Doctor Rafael Benavides Yanguas, cirugia presbicia madrid, cirugia presbicia en madridLa Prosopagnosia es un extraño trastorno que impide recordar las caras conocidas, porque el cerebro no es capaz de interpretar la información que recibe a través de la vista.

    Por este motivo estas personas desarrollan estrategias auditivas para poder distinguir las voces ya así identificar a la gente.

    Las personas que tienen esta incapacidad, pueden reconocer distintas partes de la cara de familiares, amigos o personas conocidas, pero no son capaces de unir todas las partes para identificar de quien se trata.

    Por otra parte pueden llegar a identificar a estas personas por algún rasgo distintivo como la voz, el olor, un lunar, la barba, etc.

    Cuando las personas que tienen este trastorno se encuentran en un nivel muy grave, ya no son capaces de reconocerse a sí mismas en el espejo. En este caso hay que descartar que la afección no vaya asociada a otros problemas neurológicos.

    En la actualidad se estima que es una enfermedad extremadamente rara y que afecta al menos al 2,5% de la población.

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

  • ¿El consumo de pescado graso podría reducir el riesgo de ceguera? ¿El consumo de pescado graso podría reducir el riesgo de ceguera?

    cSegún un estudio de Aleix Sala-Vila del CIBER (Centro de Investigación Biomédica en Red) en Barcelona, dos porciones de pescado graso a la semana podrían ser suficientes.

    La dieta y la pérdida de visión por diabetes. Dos porciones de pescado graso a la semana podrían ser suficientes para reducir el riesgo de ceguera en personas con diabetes.

    La pérdida de visión es una de las principales preocupaciones de las personas con diabetes.
    La retinopatía diabética es una complicación grave de la diabetes como resultado de una caída en el suministro de sangre en la retina del paciente.

    Según CIBER "Centro de Investigación Biomédica en Red" en Barcelona, realizaron un estudio en pacientes con diabetes tipo 2, y que consumían alimentos bajos en grasa o vegetal, y al menos dos porciones de pescado graso a la semana. Querían saber si estos pacientes tenían menor riesgo de retinopatía diabética, que aquellos que no lo incluían en su dieta.

    El origen del estudio

    El equipo de investigadores se centró en pacientes cuya dieta en general ya estaba compuesta de alimentos bajos en grasa o vegetal basados en su mayor parte. El equipo encontró que aquellos que consumían al menos dos porciones de pescado graso por semana grasos tenían un menor riesgo de retinopatía diabética que aquellos cuyas dietas incluían menos pescado.

    Los participantes del estudio fueron extraídos de un estudio anterior que había dividido residentes en España con diabetes tipo 2 en tres grupos diferentes, cada uno asignado a una dieta diferente.

    El primer grupo siguió una dieta baja en grasa. El segundo una dieta mediterránea, suplementada con aceite de oliva virgen extra. Y el tercero una dieta mediterránea, complementada con 30 gramos al día de ácidos grasos omega-3 ricos nueces, avellanas y almendras.

    Ese primer estudio encontró que los del segundo grupo, vieron caer su riesgo de visión. Fue entonces cuando el equipo de Sala-Vila pidió cerca de 3.600 hombres y mujeres diabéticas entre las edades de 55 y 80 para informar de la frecuencia con que consumían ocho tipos de mariscos antes de embarcarse en sus dietas asignadas. Este grupo más numeroso fue estudiado durante 5 años.

    Los investigadores encontraron que los que habitualmente consumían 500 miligramos (mg) al día de ácidos grasos omega-3 en sus dietas (igual a dos porciones de pescado graso por semana) tenían un 48 por ciento menos de probabilidades de desarrollar retinopatía diabética que los que consumieron menos.

    El investigador Sala-Vila apunta como la causa principal una caída en la inflamación sistémica que se produce cuando los niveles generales de ácidos grasos omega-3 aumentan.

    Referencia: noticiasalud.com

     

    Guardar

    Guardar

    Guardar

Pide Información sin compromiso a través del Formulario de Contacto o llamando a los siguientes teléfonos:
91 559 06 49 // 655 923 707

Formulario de Contacto

Sellos de Calidad

Sello de Calidad CASM de las Clínicas Sello de Calidad de las Clínicas
Carné Joven - Dr. Rafael Benavides Yanguas
ByeByeGafas